Relato ganador del 24 concurso…

EL ORDEN NATURAL

Un sapo voluminoso vio resplandecer a su lado a una luciérnaga. Se quedó observando los segmentos de su abdomen, que brillaban con una hipnótica luz verdosa. Era la primera vez que se topaba con un ser tan bello y se sintió conmovido: su estómago se agitaba, la sangre corría con violencia por su cuerpo obeso, su mente se estaba nublando de amor. Con cierta torpeza se arrastró hacia ella hasta tenerla a escasos milímetros de su boca. Durante varios segundos permaneció inmóvil erguido sobre sus robustas patas delanteras, mirándola, escogiendo las palabras exactas con las que ganarse su corazón, preparándose para el beso perfecto. Llegado ese instante, recordó que él no era más que un sapo, un animal que no puede besar ni tampoco hablar, y mucho menos amar. Así que abrió la boca y, con un lengüetazo, la engulló.
.
Autor: Eduardo Martinez Lamosa
Esta entrada fue publicada en Concurso Literario, Novedades, Relatos ganadores. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *