Ya tenemos los finalistas del LXIII concurso de relatos breves… muy breves de Gálgala

MELQUIADES

Es mejor que te vayas sin mí. Fue tragada por un agujero negro, un laberinto donde emociones y músculo se divorcian, llamado Alzheimer. “Celia, tiene una visita”. Un celador la condujo en silla de ruedas. Le sonó extraño aquel nombre, el suyo. Tampoco a ellos los reconoció: ella portaba una flor, una orquídea, y él sostenía en una mano su sombrero y en la otra una caja de bombones, que le alargó. “Hola mamá…” Ayer murió Celia. No duró mucho tiempo perdida con semejante desgobierno de su cabeza. A Paula le dijimos que la abuelita se había marchado al cielo. “Vino a por ella el Tata, a través de océanos de tiempo, porque se sentía muy solo”. El ataúd quedó cubierto por un manto eterno de tierra; le dijimos que había un puente interminable hasta el cielo, pero que había que ocultarlo para que no lo descubrieran los ladrones de tumbas.

O QUE RIE O ÚLTIMO…?

“É mellor que marches sen min, dixen eu. ¿E que fixo ela? Pois facerme caso. ¡Á primeira! Colleu os trastes e foise para Lucerna. ¿Pódescho crer? Filla de…
Toda a vida dicindo que era a muller mais namorada do mundo, que non había home coma min … E cando lle solto iso de que seica necesitabamos un pouco de distancia e se cadra era bo que coñecésemos a outras persoas -só para ver que facía, home!- vai e non me di nin palabra… E agora faise a ofendida, nin me chama nin me escribe. Nin un só whatsapp en catro meses!! Eu tampouco lle escribo nada a ela, faltaría mais, que non vaia a pensar que me arrastro polo chan. O peor é que o meu curmán, que tamén está alá, díxome que hai un suizo que lle pon olliños tenros e a moi lagarta non lle fai noxos. Vou buscar eu tamén a outra, unha que este ben boa, e vaise a enterar… JA!!!! ”

A MEDIAS.

É mellor que marches sen mín. Foi a última frase que dixen no meu soño antes de espertar. Supoño que foi unha forma de despedirme dunha forma máis amable, menos dura. O destino era que te foras ainda que con esta frase parece que te invitei eu a irte. Espertei cunha sensación de vacío pero de alegría por voltar a verte. No meu soño parecías tan real. Estabamos nun sitio con moita luz e ti tiñas que marchar… Marchar a outra realidade.
Busco en intenet aquelas canciones das cintas de cassette que tanto puñas na radio do coche. Aquelas que cando soaban, nin sequera existía internet. Agora no 2019 tecleo algo é ahí están, soando! Traéndome recordos. Igual que neste intre onde estou escribindo palabras que falen de ti e do moito que te quero. Sen que ti exista xa.

¿Cuál es el que más os gusta?
Si os apetece pasaros por Gálgala para dejarnos vuestro voto. Como siempre el más votado será el ganador!
Os esperamos 🙂

Esta entrada fue publicada en Concurso Literario, Relatos seleccionados. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *