Relatos seleccionados de la LIX edición

Hola, con un poco de retraso, porque estuvimos de vacaciones 🙂 os dejamos aquí los relatos seleccionados de esta 59 edición del concurso de relatos breves.
Si os apetece elegir al ganador… podéis pasaros por Gálgala a dejar vuestro voto.

YO

“Me llamo Matilde Abrisqueta, y mi muñeca también. Tengo 7 años, y ella 28 o 29. Más o menos. Era de mi madre. Según me ha contado muchas (muchas) veces, el día en que empezó las clases en el Colegio Cervantes, tuvo como compañero de pupitre a Eduardo Abrisqueta. El chico más guapo del curso, decía. Al instante decidió que se casaría algún día con él, y que llamarían Matilde a su primera hija. Cuando llegó a casa rebautizó a su muñeca favorita con el que ahora es mi nombre, y solo se separó del juguete cuando mi padre, que empezaba a cortejarla, le dijo que estaba ya mayorcita para según que juegos. Nadie volvió a verla con ella hasta mi tercer cumpleaños. “Este es tu regalo cariño, eras tú antes de ti”, me dijo. Pero nunca me gustó. Mamá le hacía más caso a ella que a mí, por eso la escondí. Sé que la echa de menos, pero Matilde Abrisqueta, de verdad, solo hay una. Y soy yo.”

RECARGANDO PILAS

Me llamo Matilde Abrisqueta, y mi muñeca también.

“¡Te queremos Matilde!” –Dijeron todas en coro-

Somos inseparables. –Prosiguió- Donde va ella, voy yo también. ¿O será al revés? A veces me hago un lío. No estoy segura si mis pensamientos y palabras nacen de mí, o son de ella,… de Mati, quiero decir, de mi muñeca. Yo la llamo así para no confundirme. Ella piensa algo, o lo susurra, y después soy yo la que lo dice en voz alto.

–Todas las muñecas asintieron otra vez, moviendo sus cabecitas de resina-

No quería venir, pero “Mati” me convenció. Es muy persuasiva. “Matilde,-me dijo con su vocecita metálica-, ¡Así no puedes seguir! Tienes que ser tu misma y dejarme espacio. ¡Me asfixias! ¿Por qué no vas a terapia y recargas un poco las pilas?”.

Bueno, eso fue la semana pasada y creo que ella tenía razón porque… ¡Estoy agotada! ¿Vosotras qué me aconsejáis? ¿Alcalinas o Duracell Plus?

GEMELAS

Me llamo Matilde Abrisqueta, y mi muñeca también, para qué inventar nombres tipo Yeni o Linda como hacía antes cuando era niña, si ella es más Yo que yo misma.

Sus ojos vacíos e inmóviles, ni rastro de mis ojos llenos de vida, de pasión, ojos que decías que hacían olvidar.

Su sonrisa rígida y agarrotada, ya no hay risas enloquecidas y contagiosas en las madrugadas.

Su cuerpo entumecido e inerte, nada quedaba de mi rubor y tu calor, nuestros cuerpos electrizantes e indivisibles.

Sólo nos distingue el miedo, miedo a encontrarte sin querer, miedo a no verte nunca más…

Vuelve y déjame respirar.

Vuelve y déjame cobrar vida.

Esta entrada fue publicada en El Concurso, Relatos seleccionados. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *